Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments

    DENGUE
    31-07-2010.
    Juan Carlos Linare Balmaseda
    Periodista Independiente

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Al doblar de mi cuadra, un niño contrajo
    el virus del dengue. Es el tercer niño que ingresan con dengue en menos
    de un mes y a escasos cien metros de distancia en el barrio capitalino
    de Luyanó.

    En consecuencia, directivos locales del Ministerio de Salud Pública,
    MINSAP, optaron por tomar la temperatura corporal de los vecinos y en un
    área a la redonda fumigar con humo contra el mosquito Aedes Aegypti,
    vector transmisor de la enfermedad.

    Resulta inverosímil considerar a Cuba uno de los últimos países
    latinoamericanos donde el dengue no es endémico. Sin embargo, pareciera
    que el orgullo del Ministerio de Salud Pública, MINSAP, de creerse una
    eterna "potencia médica" dista de capitular ante el insecto, mientras
    esconde las cifras reales de contagiados y de muertes.

    A pesar de que el gobierno alega haber invertido 100 millones de CUC en
    el año 2009 en actividad profiláctica, a los trabajadores de la campaña
    contra el Aedes Aegypti les falta lápices, bolígrafos, linternas y sus
    baterías para realizar los controles sanitarios y revisar los depósitos
    de agua en los domicilios, y no hay uniformes para todos ni medios de
    protección como guantes y caretas protectoras del venenoso humo.

    La fumigación aérea con insecticida quedó en paginas pasadas y la
    fumigación que se realizaba con camiones cada vez es menos frecuente.
    Sólo el abate, esa arenilla que cuando la larva del díptero la ingiere
    su peso le impide subir a la superficie a respirar y se asfixia, es la
    única sustancia que prima.

    En Ciudad de la Habana cesó la contratación masiva de personal para la
    campaña contra el mosquito Aedes Aegypti. Se estima en más de 30.000
    campañistas, con un salario básico mensual de 328 pesos para los hombres
    y 315 para las mujeres.

    Al preguntar el por qué la diferencia salarial de género una de las
    responsables me respondió: "las mujeres no hacen lo mismo que los
    hombre", y dio la espalda con un "te dejo que ahí viene mi marido".

    Por otra parte la población sigue careciendo de recipientes para
    almacenar agua fresca, en las tiendas los también endémicos precios de
    esos recipientes van por los cielos, además en la mayoría de los barios
    el servicio del líquido se limita a solo unas horas al día.

    Cuando se suman la incertidumbre de contagiarse con el dengue, la
    conjuntivitis, el H1N1 y otras enfermedades desperdigadas por el
    territorio nacional, y se multiplica por la inseguridad cotidiana en
    buscar alimentos para poner en la mesa, la persecución policial a toda
    actividad económica o política independiente, los cortes de corriente
    eléctrica (apagones) y en el suministro de agua potable, la escasez del
    transporte de pasajero, y se divide entre las demás limitaciones
    materiales y espirituales la ecuación da un horrible resultado: estado
    de sitio.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=29141

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *