Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments

    Dengue
    Juan Carlos Linares Balmaseda

    LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – En la esquina de mi casa un
    niño contrajo el virus del dengue. Es el tercero que ingresan con dengue
    en menos de un mes, y a escasos cien metros de distancia, en el barrio
    de Luyanó. En consecuencia, directivos locales del Ministerio de Salud
    Pública optaron por tomar la temperatura corporal de los vecinos y, en
    un área determinada, fumigar con humo.

    Es absurdo considerar que Cuba es uno de los países latinoamericanos
    donde el dengue no es endémico. Pareciera que el orgullo del gobierno,
    que insiste en que la nación es una "potencia médica", se niega a
    capitular ante el insecto, y opta por esconder las cifras reales de
    contagiados y muertes.

    A pesar de que el gobierno alega haber invertido 100 millones de dólares
    en el año 2009 en actividad profiláctica, a los trabajadores de la
    campaña contra el Aedes Aegypti les faltan lápices, bolígrafos,
    linternas y baterías para realizar los controles sanitarios y revisar
    los depósitos de agua en los domicilios, y no hay uniformes para todos,
    ni medios de protección como guantes y caretas.

    La fumigación aérea con insecticida quedó en el pasado, y la que se
    realizaba con camiones cada vez es menos frecuente. El abate, esa
    arenilla que cuando la larva la ingiere, debido al peso, le impide subir
    a la superficie a respirar y hace que se asfixie, es la única sustancia
    que se utiliza ahora para combatirla.

    En Ciudad de La Habana se acabó la contratación masiva de personal para
    la campaña contra el mosquito. Por otra parte, la población sigue
    careciendo de recipientes para almacenar agua fresca, y en la mayoría de
    los barios el suministro de agua corriente se limita sólo a unas horas
    al día.

    Cuando se suma a esta incertidumbre de contagiarse con el dengue, la
    conjuntivitis, el H1N1 y otras enfermedades desperdigadas por el
    territorio nacional; los apagones, la escasez del transporte, la crisis
    de vivienda y todas las demás limitaciones materiales y espirituales, se
    obtiene un resultado negativo: los cubanos vivimos en un perenne estado
    de sitio.

    http://www.cubanet.org/CNews/y2010/julio2010/06_C_4.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *