Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments

    Rápido y Seguro
    Wednesday, February 9, 2011 | Por Frank Correa

    LA HABANA, Cuba, febrero (www.cubanet.org) – La historia de la
    mensajería postal en Cuba se enriquece a diario con los absurdos que
    suceden en las empresas de correos. Su lema es: Rápido y seguro, pero
    los responsables de llevar a cabo esta tarea son principalmente
    muchachos jóvenes que utilizan este empleo como válvula momentánea de
    escape y luego se marchan a otros trabajos, sin tomar conciencia de que
    el de cartero es uno de los oficios más importantes de la vida social de
    un país.

    Alemania acaba de declararse líder mundial en la eficiencia en el
    servicio de correos. Los carteros alemanes se levantan a las cinco de
    la mañana, y tienen listas las entregas a primera hora, cuando los
    clientes se despiertan. En una encuesta sobre el oficio, figuró entre
    los más indispensables y que exigían mayor reconocimiento del Estado y
    la ciudadanía. Sin embargo, en Cuba los carteros viejos que amaban esa
    labor ya están retirados, o muertos. Ahora son jóvenes como Yuneikys,
    Luis "el pétalo" y Yoandy.

    La indisciplina, consciente o no, que mantienen en el desempeño de sus
    funciones, no permiten que la Empresa de Correos de Cuba cumpla con su lema.

    Todos los días hay quejas de que las cartas se pierden, los giros
    monetarios demoran un mes en ser entregados, los periódicos muchas veces
    no llegan y los telegramas urgentes llegan con tanto retraso que si
    traen la noticia de una muerte, llegan mucho después del entierro.

    Yuneikys, Luis "el pétalo" y Yoandy trabajaban en las brigadas de
    fumigación contra el mosquito Aedes aegypti, otro oficio ambulatorio por
    donde transitan casi todos los jóvenes que arriban a la edad laboral, y
    los desempleados a quienes la policía les exige que trabajen.

    Antes de estos carteros han pasado que duraron muy poco y se buscaron
    otros trabajos que pagaban mejor. Algunos fueron expulsados por mal
    trabajo. Un caso memorable es el de Anguila, un cartero de mi barrio que
    un día de las madres escondió todas las postales de felicitación bajo
    una piedra, para ahorrase el trabajo de repartirlas.

    http://www.cubanet.org/articulos/rapido-y-seguro/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *