Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments
    La coartada de la fumigación
    [06-08-2012]
    Lucas Garve
    Fundación por la Libertad de Expresión

    (www.miscelaneasdecuba.net).- La campaña contra el dengue dura todo el
    año. La realidad es que en Cuba hay dengue todo el año. Pero desde
    finales del año pasado aumentaron los casos de personas contagiadas.
    Simplemente esos datos no se publican oficialmente. Los cubanos nos
    enteramos a través de los vecinos cuántos hay con fiebre y cuántos
    debieron hospitalización por que los test clínicos para detectar el
    virus arrojaron que el paciente estaba infestado.

    Los del "mosquito", como llaman aquí a los trabajadores de la campaña
    contra el mosquito Aedes Aegypti, agente transmisor del dengue, aparecen
    a fumigar por las zonas indicadas donde haya personas enfermas en
    cualquier momento del día.

    Si usted vive en una zona donde hay personas enfermas con dengue, se
    verá obligado y por precaución también ha de esperar que avise su turno
    el fumigador visitador. Esta es la parte edificante y beneficiosa del
    asunto pero la fastidiosa es que usted se halla impedido de salir de su
    casa para ir a trabajar o a cualquier parte.
    Quedas preso por el asunto de la fumigación en tu propia casa.

    El otro lado del asunto se constata cuando en horas útiles uno tiene que
    ir a cualquier tienda, oficina, banco, etc. y después de pasar las de
    Caín para llegar por la escasez de transporte de servicio público, la
    mejor información es un pedazo de hoja de papel en la escribieron
    CERRADO POR FUMIGACIÓN. Así de fácil cierran puertas y ventanas y dejan
    el trabajo.

    Sucede que a nadie le importa lo que a mí me suceda, ni la necesidad que
    me obliga a acudir a pedir ese servicio. Generalmente, la respuesta es
    "-Venga mañana", y atrévase a protestar o a preguntarse en voz alta: ¿Y
    por qué no fumigan al final de la jornada de trabajo?

    Por ejemplo, hoy mismo me dirigía a una tienda donde comprar un artículo
    doméstico y me encontré que iban a cerrar la tienda cuatro horas antes
    de terminar el horario de trabajo estipulado porque el fumigador estaba
    esperando que cerraran para poder fumigar y además estaba apurado por
    terminar. En consecuencia, me quedé sin comprar detergente líquido para
    lavar platos y cubiertos.

    Entonces, cuando cualquier cubano mira en el Noticiero de Televisión que
    en el país todo es una maravilla y marcha sobre ruedas y que en los
    países capitalistas la crisis no deja vivir a los residentes de esos
    países y a continuación cambia de canal y observa las graderías llenas
    en las Olimpíadas de Londres, cabe la interrogación siguiente.

    ¿Quiénes en realidad viven en crisis, ellos o nosotros los cubanos?
    Simplemente la cuestión está en que los trabajadores que cobran un
    salario que no alcanza solamente para mal comer y malvivir, aprovechan
    cualquier coartada para dejar de trabajar y partir de regreso a sus
    casas o a invertir el tiempo de su vida en ellos mismos.

    Y esta situación se da en cualquier lugar. Por ejemplo, en los días
    finales de junio, mi nieto regresó apenas pasado el mediodía de la
    escuela secundaria donde estudiaba y enseguida le preguntamos la razón
    del regreso tan temprano y la respuesta fue que estaban fumigando la
    escuela. ¿Y esa actividad de fumigación no puede dejar para después que
    terminen las actividades en cada centro laboral?

    Evidentemente, para ganar tiempo libre y ser pagado por no hacer nada en
    el trabajo, los empleados se justifican con la campaña de fumigación. De
    todas maneras el negocio o el lugar de trabajo no es de su propiedad,
    sino del Estado. ¡Que lo defiendan entonces los dueños del Estado!

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=36681

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *