Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments
    Siempre el Aedes Aegypti
    Lunes, 08 de Octubre de 2012 02:38
    Escrito por Gladys Linares

    Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) Cuando aumentan en los medios
    las recomendaciones sanitarias para combatir el Aedes Aegypti, es que la
    epidemia nos azota en grande. Y aunque por la censura propia del sistema
    imperante en Cuba no se comunica que hay dengue, la noticia corre de
    boca en boca. Porque quién no va a enterarse, con el ajetreo que forman
    en el barrio los inspectores sanitarios y los fumigadores, con sus
    viejas bazucas que echan humo incesantemente casa por casa. Además, los
    hospitales están llenos de enfermos.

    A los cuerpos de guardia y consultorios médicos acuden diariamente
    personas con fiebre, dolores en los huesos, vómitos y otros síntomas.
    Los médicos orientan el correspondiente análisis urgente de sangre, y en
    la mayoría de los casos recetan únicamente Dipirona para bajar la
    fiebre. Ante la pregunta de los pacientes, los galenos responden
    vagamente: "Es un virus." Todo parece indicar que los médicos tienen
    prohibido diagnosticar el dengue.

    Tal es el caso de Cary y Pepe, un matrimonio vecino. Comenzaron con
    fiebre alta, dolor de cabeza y malestar estomacal. Cuando fueron al
    consultorio médico, la doctora les diagnosticó un virus. Pasaron varios
    días y cada vez se sentían peor. Una mañana Cary se levantó y fue a la
    cocina, y allí encontró a Pepe, tirado en el suelo sin conocimiento. A
    sus gritos acudieron los vecinos, que lo llevaron rápidamente para el
    policlínico.

    El médico de guardia, después de auscultarlo, le indicó un análisis de
    sangre, que se pudo hacer gracias a que era de mañana, pues en este
    policlínico no hay guardia en el laboratorio. Este facultativo no lo
    engañó, le dijo que tenía dengue y que estaba de ingreso. Sin embargo,
    cuando le llenaron el certificado médico en la posta, solo le pusieron
    "sospecha de dengue".

    Se le declara la guerra al mosquito, y se culpa a la población. Es
    cierto que la escasez de agua obliga a muchas familias a almacenarla, en
    ocasiones en depósitos mal tapados. Sin embargo, no se tienen en
    consideración las tupiciones en el alcantarillado, la cantidad de zanjas
    abiertas como desagüe de las aguas albañales, los charcos, los baches y
    las roturas de las calles, las aguas estancadas en los contenes,
    situación provocada por el mal trabajo de reparación de las calles,
    donde en ocasiones el asfalto queda hasta veinte centímetros por encima
    del contén.

    La basura permanece en los contenedores y sus alrededores durante días,
    así como los escombros, entre los cuales abundan objetos propicios para
    el estancamiento del agua, y otros vectores, además del mosquito.

    Mientras las condiciones higiénicas en el país continúen siendo
    medievales, medieval será también el nivel de propagación de las epidemias.

    Para Cuba actualidad, gladyslinares42@yahoo.com

    http://primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/5404-siempre-el-aedes-aegypti.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *