Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments

    El Aedes no le teme al petróleo

    JUEVES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2013 12:46 ESCRITO POR GLADYS LINARES

    Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) A las 11:30 de la mañana, hora

    en que Isabel sale todos los días hacia el comedor comunitario donde

    almuerza su "sancocho" -como ella le llama- le tocan a la puerta.

    Es el fumigador, bazuca en mano, para llenarle la casa de humo.

    Isabel protesta, y aunque el joven trata de convencerla y le propone

    regresar más tarde, la mujer no acepta. En su trayecto, observa cómo el

    humo blanquecino sale por los resquicios de puertas y ventanas, y cómo

    las personas esperan en las aceras y portales un tiempo prudencial para

    entrar en sus casas, mientras el olor a petróleo invade las calles.

    Isabel sabe que el Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue, está

    en cualquier lugar donde existan las condiciones para su desarrollo. Lo

    que no entiende es por qué siempre la culpa recae en los vecinos y sus

    viviendas, mientras en las calles los contenedores están abarrotados de

    tarecos y jabas de nylon que acumulan agua de lluvia durante días, y

    abundan los salideros y los charcos de aguas albañales con ese musgo

    verde negruzco que prueba su antigüedad, así como el agua estancada en

    las rejillas de las alcantarillas tupidas. Por eso se pregunta: ¿Quién

    le exige a las direcciones de Acueductos y Comunales por este abandono

    de años?

    Aunque los medios no informan a la población, la avioneta que echa

    petróleo dos o tres veces al día y los campañistas movilizados, así como

    los rumores de personas ingresadas con dengue, es lo que alerta a los

    vecinos. Muchos opinan que la prevención y control del mosquito por

    parte del Gobierno no es sistemática ni eficaz, porque no se sanea la

    ciudad, y aunque se lo erradique de las viviendas, el mosquito encuentra

    albergue en la suciedad de las calles.

    "Siempre hay dengue. Mi esposo lo tiene", dice Amarilis, una jubilada de

    Salud Pública, "Ya el Aedes se ha aplatanado: el abate está perdido y el

    petróleo no lo mata, además de ser perjudicial para la salud. Mi hija es

    asmática y le hace mucho daño, por eso no dejo fumigar en mi casa. Antes

    usaban el malathion, que sí es efectivo, pero ya no lo compran".

    Pedro, un médico jubilado, comenta que en nuestro país el dengue fue

    erradicado desde 1940. Recuerda que se sabía de la existencia de esta

    enfermedad en otros países de América, pero en Cuba, con la preocupación

    de las autoridades sanitarias y de los Gobiernos por la higiene, los

    mosquitos no tenían cabida. La basura se recogía a diario, las calles

    estaban limpias –hasta se lavaban con camiones especiales- y el

    alcantarillado se mantenía en buenas condiciones. El abandono comenzó a

    partir de 1959, con este Gobierno "revolucionario".

    En 1981 se desató la gran epidemia, cuando en un solo día -el 6 de

    julio- se detectaron 11 400 casos, aunque ya en 1979 se había localizado

    una incidencia en Palmira, un barrio de Cienfuegos. Y aunque a finales

    de 1981 el Gobierno cubano informó a través de la prensa que el dengue

    estaba erradicado del país, para nadie es un secreto que durante todos

    estos años han continuado apareciendo casos, y que hoy las condiciones

    están creadas para que se repita otra epidemia como la de aquel año.

    Para Cuba actualidad, gladyslinares42@yahoo.com

    Source: "El Aedes no le teme al petróleo | Cuba noticias

    actualidad.Periodismo independiente." –

    http://www.primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/9141-el-aedes-no-le-teme-al-petroleo.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *