Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments

    Los vertederos del Bélico y el Cubanicay
    HÉCTOR REYES | Santa Clara | 31 Oct 2014 – 9:35 am.

    Antiguos símbolos de Santa Clara, los ríos de la ciudad son hoy cultivo
    de infecciones y enfermedades.

    La villa de Santa Clara fue fundada en las riberas de los ríos La
    Sabana, hoy Bélico; y El Monte, hoy Cubanicay. En las inmediaciones de
    la colina de El Carmen, son dos arroyos que entrecruzan márgenes y que
    siempre fueron símbolos de prosperidad.

    Cuenta el manual de historia provincial que las familias fundadoras se
    asentaron allí “gracias a las condiciones favorables por la cercanía de
    los caudalosos ríos”.

    Actualmente, no son tan caudalosos estos arroyuelos que surcan la ciudad.

    La situación cambió de manera notable tras los años 50. Hoy el volumen
    de aguas es mucho menor, resultado de la contaminación, de los
    vertimientos industriales y residuales, del descuido ciudadano y estatal.

    Comenta un viejo santaclareño que antes “había en el río manchas de
    peces y plantas acuáticas en cantidades. Incluso la benefactora de la
    ciudad, Marta Abreu, fundó en sus márgenes una casa lavadero para las
    familias pobres. Hoy todo es una asquerosidad”.

    “Muchas personas lanzan basura a las corrientes fluviales, así como
    sustancias tóxicas. La fauna acuífera y anfibia también ha
    desaparecido”, explica el exprofesor de la facultad de biología de la
    Universidad Central de las Villas, Carlos Martínez.

    “Estos arroyos se ha convertido en vertederos, y la gente lanza a sus
    aguas todo tipo de inmundicia. Animales muertos, sacos, latones de
    basura y escombros”, comenta una vecina del barrio Puerto Escondido, en
    la zona Centro.

    “La mala planificación del crecimiento urbano —explica el biólogo
    Martínez— determinó que el sistema de alcantarillado de la ciudad
    vertiera hacia los ríos; y los vertimientos de aguas albañales
    continúan, se acumulan en las alcantarillas y provocan inundaciones”.

    Se ha intentado dragar los arroyos. El CITMA provincial ha intentado
    infructuosamente rehabilitar las corrientes, pero ni la infeliz idea de
    llenar las aguas de plantas acuáticas, que dejaron sin oxígeno parte del
    cauce, ni las operaciones de limpieza, solucionó el problema.

    La Empresa Provincial de Servicios Comunales (EPSC) permite que vecinos
    viertan escombros en las márgenes. “Los que arrojan basura a los ríos
    pueden ser multados, pero no existe un sistema de vigilancia de las
    márgenes”, afirma un directivo de la EPSC al ser cuestionado sobre el tema.

    Según la CMHW, emisora local, “en 2009 las autoridades de la ciudad de
    Santa Clara movilizaron a más de 4.000 personas para la recogida de
    escombros y basura en ambos arroyos, con el fin de enfrentar la
    propagación del Aedes aegypti”. Actualmente, sus márgenes parecen puros
    vertederos.

    Mientras, Vanguardia, el periódico provincial, rezaba en junio de 2012
    que “cientos de metros cúbicos de escombros y de desechos sólidos van a
    parar diariamente a los 17 km de río del municipio, sin que exista
    brigada de mantenimiento capaz de parar tanto desorden”.

    “Entre este caos, algunas bacterias y algas son capaces de utilizar las
    sustancias perjudiciales en su beneficio, lo cual les da ventaja
    competitiva en estos hábitats contaminados”; aclara Martínez. De ahí que
    los ríos, antaño símbolos de Santa Clara, sean hoy cultivo de
    infecciones y enfermedades.

    Actualmente, los antiguos La Sabana y El Monte no son símbolos de
    prosperidad, sino verdaderos basurales en la ciudad de los pilongos.

    “El Bélico y El Cubanicay —dice Martínez— necesitan mucho más trabajo
    ambiental para restaurarlos a su antiguo cauce.”

    Source: Los vertederos del Bélico y el Cubanicay | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1414674584_11045.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *