Dengue Zika Chikungunya Cuba
Categories
Recent Comments

    Cuba: regresan los apagones
    mayo 05, 2016
    Iván García Quintero

    Ya los apagones en La Habana duran más de 3 horas al día y en las
    provincias centrales y orientales, los cortes de electricidad comenzaron
    desde mediados de marzo.
    Desde hace dos semanas se reportan apagones de hasta tres horas en
    diferentes distritos de La Habana. Incluso a veces el tiempo es mayor.

    “El viernes 29 de abril en Altahabana (reparto al suroeste de la
    ciudad), la luz se fue desde las once de la noche hasta las cuatro y
    media de la madrugada. Por el calor que había, me pasé toda la noche
    echándole fresco con un abanico a mi hijo de ocho meses. Dos días antes,
    hubo un apagón por la tarde de tres horas”, expresa Magda, empleada de
    Comercio Interior.

    En las provincias centrales y orientales, los cortes de electricidad
    comenzaron desde mediado de marzo. Según Reinaldo, vecino del barrio San
    Pedrito, en Santiago de Cuba, 900 kilómetros al este de La Habana, los
    apagones no son el único problema.

    “En algunas barriadas santiagueras el agua entra cada ocho o nueve días.
    La gente la almacena en cubos, palanganas y estanques improvisados, lo
    que aumenta la posibilidad de que proliferen mosquitos trasmisores del
    dengue, zika y chikungunya. A eso súmale los innumerables temblores de
    tierra ocurridos entre los meses de diciembre y marzo, y que por temor a
    que el techo les cayera muchas familias dormían en los parques. Los
    apagones en Santiago son frecuentes. A veces de media hora, pero otros
    se extienden hasta cinco horas”, señala Reinaldo.

    En Remedios, municipio de la provincia de Villa Clara, a 300 kilómetros
    de la capital, Odaisis, enfermera intensivista, relata que desde fines
    de abril han arreciados los apagones.

    “Son de dos a tres por semana y en ocasiones de hasta cinco horas y por
    las noches. Con el tremendo calor, la gente se va para la calle.
    Numerosas personas llamaron a la empresa eléctrica, pero no les dieron
    respuesta”, afirma Odaisis.

    Esther, ingeniera que labora en una subestación en las afueras de La
    Habana, asegura que no es debido a la falta de petróleo, como muchas
    personas piensan. “El cincuenta por ciento de la generación eléctrica
    del país utiliza diésel cubano. Y hay nuevas plantas que usan gas. Las
    dificultades se presentan por roturas imprevistas, que unido a las
    reparaciones en las centrales eléctricas de Matanzas y Holguín, han
    creado un bache de generación en horas picos”.

    Un funcionario de la empresa eléctrica, que prefiere el anonimato, no
    cree que los actuales apagones lleguen a tener la intensidad de aquellos
    cortes de luz en los años duros del Período Especial.

    “Nada que ver. El país está mucho mejor preparado para asumir la
    generación de electricidad. Se han sustituidos miles de kilómetros de
    cables, se han cambiado transformadores y acometidas, y las pérdidas de
    distribución de electricidad, que llegaron a ser de hasta un treinta por
    ciento, se redujeron a un cinco por ciento. También las plantas cuentan
    con equipos más modernos y existe un proyecto con Rusia para construir
    dos estaciones eléctricas y modernizar otras cuatro. El problema actual
    es debido a roturas, pero se deben resolver en el mes de mayo”, indica
    el funcionario.

    Pero Noel, trabajador de CUPET, siglas por las que es conocida la
    empresa cubana de petróleo, tiene sus dudas. “De 105 mil barriles
    diarios que recibíamos de Venezuela hace dos años, ahora solo están
    llegando sesenta mil, y según mis jefes se espera reducir a cuarenta
    milo menos los barriles. En Venezuela, debido a la sequía y mal estado
    técnico de las centrales eléctricas, los apagones fuera de Caracas son
    constantes. A eso añádele la crisis económica y que la exportación de
    petróleo les representa el noventa y cinco por ciento de su entrada en
    divisas”.

    Aunque el barril de petróleo ha descendido en el mercado mundial de más
    de cien dólares hace algunos años a poco menos de treinta dólares,
    Orelvis, economista, cree que el gobierno cubano no tiene los
    suficientes recursos para comprar combustible.

    “El trueque con Venezuela era el negocio perfecto. Servicios médicos a
    cambio de petróleo y una parte de ese combustible se reexportaba. Ahora
    la generación eléctrica en el país ha crecido. Más hoteles, negocios
    privados que consumen más y un segmento de la población con poder
    adquisitivo que en sus casas tienen climatización y equipos
    electrodomésticos. Considero que ha habido un retroceso en la generación
    eléctrica, no pienso que el asunto pueda ser tan grave como en los 90,
    cuando el Período Especial, pero la gente debe prepararse para apagones
    programados los próximos meses”, acota el economista.

    Raisa, tecnóloga que labora en la empresa eléctrica ve el problema desde
    otra perspectiva. “Cada provincia y municipio del país tiene asignado un
    consumo de combustible, y por diversas razones la mayoría está
    consumiendo mayor cantidad. Ésa, más roturas de última hora, son las
    causas de los nuevos apagones”, comenta.

    Pero al cubano de a pie cuesta convencerlo con criterios técnicos. No
    hay nada que los disguste más que un apagón.

    “Es un poco de cada cosa. Una jodedera conseguir la comida. Salarios que
    no alcanzan, transporte público deficiente y se viene informando que de
    continuar la sequía habrá recortes de agua en La Habana. Y para rematar,
    apagones de nuevo. Es demasiado. Ya son casi sesenta años con estos
    problemas y nunca les dan una solución definitiva”, se queja Adalberto,
    jubilado.

    Los cortes de electricidad en Cuba son cíclicos. Por un motivo u otro
    siempre regresan. Es uno de los legados perniciosos de la revolución de
    Fidel Castro.

    Source: Cuba: regresan los apagones –
    www.martinoticias.com/a/cuba-regresan-apagones-diarios/121546.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *